REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
TRIBUNAL SEGUNDO DE CONTROL

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


PODER JUDICIAL

Tribunal Penal de Control de San Felipe
San Felipe, 30 de Mayo de 2007
197º y 148º

ASUNTO PRINCIPAL : UP01-P-2006-000217
ASUNTO : UP01-P-2006-000217

Vista la solicitud de Sobreseimiento formulado por el Abogado OMAR ANTONIO GONZALEZ PEREZ, en su carácter de Fiscal Cuarto del Ministerio Público de la Circunscripción Judicial del Estado Yaracuy, este Tribunal para decidir hace las siguientes consideraciones:

El Representante del Ministerio Público solicita el sobreseimiento de la causa seguida al ciudadano ARGENIS JOSE RAMOS, venezolano, mayor de edad, de 23 años de edad, fecha de nacimiento 04-08-1982, portador de la cédula de Identidad N° 17.691.693, residenciado en Calle 8 con Carretera Panamericana, Sector Banco Obrero, Casa N° 8, frente al Hotel Uadabacoa, Parroquia Marín, Municipio San Felipe, Estado Yaracuy, por la comisión del delito de PORTE ILICITO DE ARMA DE FUEGO, de conformidad al Artículo 318 Ordinal 2° del Código Orgánico Procesal Penal, motivado a que el hecho imputado no es típico.

El Artículo 323 ejusdem establece que una vez presentada la solicitud el Juez convocará a las partes y a la víctima a una audiencia oral para debatir los fundamentos de la petición, salvo que estime que para comprobar el motivo no sea necesario el debate, lo cual acoge esa juzgadora, toda vez que los elementos presentados son suficientes para emitir decisión.

Ahora bien, de las actuaciones se desprende que el día 27 de enero de 2006 el Fiscal Cuarto del Ministerio Publico, presentó al Tribunal de Control al ciudadano ARGENIS JOSE RAMOS, a fin que determine su detención como flagrante, acuerde el procedimiento ordinario y le sea impuesta una medida cautelar sustitutiva de libertad, imputándole la comisión del delito de PORTE ILÍCITO DE ARMA DE FUEGO, previsto y sancionado en el Artículo 278 del Código Penal y la Convención Interamericana contra la Fabricación, el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales relacionados, siendo que en fecha 28 de enero de 2006 este Juzgado de Control N° 2, califica como la flagrante al Aprehensión del ciudadano ARGENIS JOSE RAMOS, acuerda la aplicación del Procedimiento Ordinario y le impone Medida Cautelar Sustitutiva de Libertad, por lo comisión del delito de Porte Ilícito de Arma de Fuego previsto y sancionado en el artículo 278 del Código Penal y la Convención Interamericana contra la Fabricación, el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, Municiones, Explosivos y otros Materiales relacionados, publicada en Gaceta Oficial Nº 37.217, de fecha 12 de Junio de 2001.

Ahora bien, en fecha 16 de mayo de 2007, la representación fiscal pide el sobreseimiento de la causa y del escrito presentado por el Ministerio Público se determina que el día 26 de enero de 2006, el ciudadano ARGENIS JOSE RAMOS fue aprehendido por funcionarios del Instituto Autónomo de Policía del Estado Yaracuy, en posesión de un arma de fuego, que luego de haberse realizado la experticia respectiva, se determinó que se trata de un arma de fabricación artesanal. Indica que esa misma fecha dio apertura a la investigación y ordenó las experticias pertinentes, de cuyo resultado es que concluye que no se cometió delito alguno, según lo indicado en la Experticia N° 9700-123-146 de fecha 17 de marzo de 2006 suscrita por el experto Hernán Graterol del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas y en consideración pide el sobreseimiento de la causa.

Ante esta solicitud, corresponde a este Tribunal analizar si efectivamente se den los supuestos previstos en el tipo penal para el delito de Porte Ilícito de Arma de Fuego, lo cual es determinante a los fines de establecer el principio de legalidad, expresado en nuestro ordenamiento jurídico dentro de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su Artículo 49 ordinal 6°:

“…Ninguna persona podrá ser sancionada por actos u omisiones que no fueren previstos como delitos, faltas o infracciones en leyes preexistentes…”

y en el Artículo 1 del Código Penal:
“Nadie podrá ser castigado por un hecho que no estuviere expresamente previsto como punible por la ley, ni con penas que ella no hubiere establecido previamente. Los hechos punibles se dividen en delitos y faltas.”
En vista de lo anterior, es necesario establecer qué actuaciones constituyen delito y así es que llegamos a analizar uno de los elementos del delito como es la tipicidad, que implica una relación de adecuación de un acto de la vida real y un tipo penal, entendiendo como tipo penal la adecuación de esos hechos de la vida real a los preceptos penales previamente establecidos.

En este sentido, para que se configure el delito de Porte Ilícito de Arma, previsto en el artículo 277 del Código Penal, se requiere la comprobación de la existencia del arma y al efecto tenemos el Artículo 272 del Código Penal expresa:

“Se consideran delictuosos, y serán castigados conforme a los artículos pertinentes de este capítulo, la introducción, fabricación, comercio, detención y porte de armas que se efectúen en contravención de las disposiciones del presente Código y de la Ley sobre Armas y Explosivos”.

Por su parte el Artículo 273 del Código Penal, establece:

“Son armas, en general, todos los instrumentos propios para maltratar o herir, más, para los efectos de este capítulo, sólo se considerarán como tales las que se enuncian en la ley citada en el artículo anterior”.

y el Artículo 277 del Código Penal, reza:

“El porte, la determinación o el ocultamiento de las armas a que se refiere el artículo anterior se castigará con pena de prisión de tres a cinco años”.

De la lectura de las normas transcritas, resulta evidente que para la comprobación del cuerpo del delito de Porte Ilícito de Arma es indispensable la experticia correspondiente que determine que tal objeto es un instrumento propio para maltratar o herir, como lo define el artículo 273 del Código Penal trascrito y que requiere para su porte de un permiso, de conformidad con la ley que rige la materia y que el arma cumpla con las descripciones narradas.

En este sentido estima la Sala Penal del Tribunal Supremo en sentencia de fecha 28-09-2004 que:

“ …para establecer el cuerpo del delito de Porte Ilícito de Arma, es menester comprobar inicialmente la existencia del objeto (arma) y la tenencia de la misma bajo la disponibilidad del acusado; siendo por ello necesario realizar a dicho objeto la experticia correspondiente, a los fines de determinar la existencia o no del arma, si la misma es o no un arma de guerra, conforme la Ley sobre Armas y Explosivos; o si es de las que conforme al artículo 276 del Código Penal constituye un objeto histórico o de estudio; y finalmente que ésta no sea poseída por el agente, de conformidad con el empadronamiento señalado en la Ley sobre Armas y Explosivos….Mas aún de la lectura del artículo 279 del Código Penal no queda la menor duda que para la configuración de cualesquiera de los supuestos señalados en dicha norma, se necesita la comprobación de la existencia del arma, pues la sanción de tales hechos acarrea las penas previstas en el Código Penal y el decomiso del arma en cuestión…”

Ahora bien, siendo esto de esta manera y observándose que la Experticia de Reconocimiento Técnico N° 9700-123-146, suscrita por el Experto HERNAN GRATEROL, que cursa en autos, arroja lo siguiente:

“…Las características del artefacto suministrado son: para uso individual, largo para su manipulación, por el sistema de sus mecanismos, funge como un arma de fuego ….”

Se puede observarse de la experticia antes trascrita que las características expresadas señalan que se trata de un artefacto que funge como un arma de fuego, pero no lo es, entonces si el arma de fuego no cumple con la especificación legal, no puede encuadrarse dentro de la figura delictiva.

Como vemos, en el caso bajo análisis, no existe adecuación típica que permita subsumir la conducta del ciudadano ARGENIS JOSE RAMOS al tipo penal descrito y debe concluirse que el arma decomisada al imputado, no es de las descritas en el tipo penal del artículo 277 del Código Penal, por cuanto no podemos determinara determinar que se trate efectivamente de un arma de fuego de las que requiere de un permiso para su porte y siendo que para la configuración de este delito debemos determinar por un lado la existencia de un arma propiamente dicha y por el otro la autorización legal para portarla, no puede este Tribunal determinar la existencia de tipo penal en la conducta asumida por el acusado ARGENIS JOSE RAMOS.

En consecuencia, al no estar definido el tipo penal, podemos decir que el hecho imputado no es típico por lo que de conformidad con el artículo 318 ordinal 2° del Código Orgánico Procesal Penal, lo procedente es decretar el Sobreseimiento de la causa seguida al imputado ARGENIS JOSE RAMOS, por los hechos imputados y como consecuencia de esta decisión Decreta el cese de la Medida de coerción personal impuesta en fecha 28 de enero de 2006.

En atención a las consideraciones precedentes, este Tribunal de Juicio N° 1 del Circuito Judicial Penal del Estado Yaracuy, Administrando Justicia, en nombre de la República y por Autoridad de la Ley, DECRETA SOBRESEIMIENTO DE LA CAUSA seguida al imputado ARGENIS JOSE RAMOS, por el delito de PORTE ILÍCITO DE ARMA, de conformidad al Articulo 318 ordinal 2° del Código Orgánico Procesal Penal y como consecuencia de esta decisión Decreta el cese de la Medida de coerción personal impuesta en fecha 28 de enero de 2006. Publíquese, Regístrese y Notifíquese a las partes.


La Jueza de Control N° 2

La Secretaria

Abog. María Inés Pérez Guntiñas

Abog. Josmery Parra Perozo